Ellos prefieren perfumes intensos, pero su piel necesita tratamientos calmantes y regeneradores. Aunque parezca más resistente que la piel de la mujer, también sufre los efectos del sol y puede tener problemas de sensibilidad.